Skip to Content

Artículo de "Un palco sobre la nada" de Alonso Guerrero

Agencia EFE

El escritor extremeño Alonso Guerrero ha recreado un futuro deshumanizado dominado por la virtualidad y la falta de cultura en su nueva novela, Un palco sobre la nada, publicada por la editorial emeritense De la luna libros.

Al estilo de las distopías sobre sociedades indeseables que advierten del camino que está tomando el presente, Guerrero crea su obra desde una óptica pesimista porque "el futuro tiene más presente de lo que creemos", según dijo anoche en la presentación de la obra en Almendralejo (Badajoz), su ciudad natal.

A ella es a donde ha acudido para recuperar recuerdos de su infancia en los que ha basado el capítulo doce del libro, donde narra cómo se está construyendo actualmente la "sociedad de la nostalgia", en la que lo que muere y los objetos antiguos se "sacralizan".

A su juicio, la "alta cultura" en un futuro imaginario, dentro de 200 años, estará basada en el "rescate de objetos fetiche".

Con ellos se reconstruirá un pasado que terminará por resultar extraño, dada la diferencia con el mundo actual, en el que la realidad es virtual y está dominada por la tecnología, apuntó.

Para Alonso Guerrero, la "falla" que separa el pasado del presente es cada vez mayor debido al vertiginoso avance técnico que, desde su punto de vista, lleva aparejado un retroceso humano, ya que pasa por la virtualización de las relaciones y la construcción de una "gran máscara" que permite permanecer en el anonimato.

"Nos estamos acostumbrando a que haya demasiadas filtraciones que siempre influyen en nuestra percepción de las cosas", señaló Guerrero, para quien el fin de la cultura llega con la "dominación de lo audiovisual y de la cultura de lo concreto".

Se trata, además, de una "inmersión en lo dionisíaco que nos permite dejar de ser nosotros mismos para tener un yo virtual", subrayó el autor, inspirado en esta novela en otras como El nacimiento de la tragedia, de Friederich Nietzsche, y La máquina del tiempo, de Herbert George Welles.

Para él, "progresar no es el camino que hemos tomado", pues a su juicio no va acompañado de un progreso humano y educativo, que sería lo que permitiría acercarse a las nuevas tecnologías desde "unos principios que darían la clave para saber darle buen uso".

Aún así, a pesar de mostrar una visión pesimista sobre el futuro basada en el mito del progreso sobre el que también reflexionó el filósofo Walter Benjamin, a partir del dibujo a tinta china "Ángelus Novus", del pintor germano-suizo Paul Klee, Guerrero ha animado a no resignarse, a no aceptar una sociedad "orwelliana" y a hacer cosas para cambiar el oscuro pronóstico de Un palco sobre la nada.

 

Publicado en ABC.es