Skip to Content

ALMAS OSCURAS

CARMEN RODRÍGUEZ SANTOS

La película Sed de mal, de Orson Welles, comienza con un célebre plano secuencia. A él se refiere Marino González Montero (Almaraz, Cáceres, 1963) señalando que los breves textos de variado registro –relato, pieza teatral, poema en prosa- que forman su nueva obra componen todos ellos un mismo plano secuencia. Claro está que, además, el paralelismo –quizá homenaje- con el brillante film no termina ahí. El sentimiento del odio, que no deja de encerrar una implacable sed de mal, aglutina los textos en una exploración desde diferentes ángulos, de los más oscuros y laberínticos recovecos del alma humana. Autor también, entre otros títulos, de Sedah Street y Diarios Miedos, González Montero vuelve aquí a dar cabal muestra de su buen hacer como escritor.

ABC cultural. Sábado, 19 de noviembre de 2011