Skip to Content

Hay un rastro

Manuel Simón Viola

Llega a su última entrega la colección de poesía “Luna de Poniente” de la editorial emeritense De la Luna libros, dirigida por el propio Elías Moro y el director de la editora, Marino González Moreno. Nacido en Madrid en 1959, Elías Moro reside en Extremadura desde 1982, y aquí ha escrito y publicado una obra literaria que se ha sentido atraída por los géneros narrativos (Óbitos súbitos, Editora Regional, 2000), por los textos breves de Me acuerdo, en colaboración con Daniel Casado (Mérida, De la Luna Libros, 1999), el dietario (La tabla del tres, Mérida, De la Luna Libros, 2004) o los aforismos de Algo que perder (Sevilla, La Isla de Siltolá, 2015), pero el grueso de su producción literaria se halla en el terreno de la creación poética con títulos como Contrabando (Mérida, Editora Regional, 1987), Casi humanos, Bestiario (Valencia, Germanía, 2001), Palos de ciego (un cuaderno de tirada reducida publicado en Mérida por ediciones El Ermitaño, 2002), Poemas de los colores (Mérida, edición del autor, 2003). En 2009 vio la luz en la Editora Regional de Extremadura En piel y huesos, una antología poética prologado por el profesor Miguel Ángel Lama.

Ahora ve la luz Hay un rastro, de cuyo último bloque (“Los muertos hablan”) reproducimos un poema que expresa el compromiso solidario del poeta con las víctimas de cualquier forma de violencia y de muertes injustas.

 

Yo fui el que vino al abrigo del sol,

al socorro del frescor del agua,

el envuelto en el disimulo de la niebla

tras la polvareda de las cosechas

 

yo fui el que te quiso hermano,

mujer, amigo, compañera,

el que tejía palabras en la nieve

contra la lumbre del egoísmo,

el que dormía sin rencor ni pesadillas,

aquel que amó sin sosiego

la arquitectura turbia y verde

de tus ojos

 

y aquí estoy, hecho jirones

de ropa y sangre resecas

 

(Publicado por Manuel Simón Viola en su blog "Notas al margen")