Skip to Content

Abecedario de la Luna de Poniente

Efi Cubero

ABECEDARIO DE LA LUNA DE PONIENTE

Ayer tuve la gran alegría de recibir los tres últimos ejemplares que cierran la inestimable serie. Acuñada bajo el término “La Generación de los 27”, me consta que Marino González Montero ha luchado denodadamente para que esta colección de voces y no ecos: LUNA DE PONIENTE POESÍA, integrada por poetas nacidos en Extremadura - residan o no en ella – y a la vez tan contemporáneamente universal, se lleve a cabo. Recuerdo ahora unos versos de mi recordado Brossa en Abecedari. “Entre les lletres de l’abecedari encara resta molt per descobrir” (Entre las letras del abecedario aún queda mucho por descubrir). Nada más acertado que este poema para indagar entre los pliegues de cada una de las letras de esta colección donde 27 voces distintas y profundas, se abisman en la esencia del lenguaje, o lo que es lo mismo, en su forma más pura: la Poesía.

Con el apoyo de su pueblo, Almaraz, con Elías Moro, otro elemento imprescindible y clave en esta historia, y con el artista Pedro Gato, quien fotografió con arte y sin afectaciones a todos los que integran la cuidada colección, una se siente orgullosa de pertenecer a ella.

Por coherencia y honestidad, Marino González, poeta, director y editor de la misma, no figura entre las letras de estas Lunas pero, indudablemente, por la dedicación, mimo y esfuerzo que ha puesto en cada obra, se halla en todas.

Desde la letra A, la que abre, que pertenece a Jesús García Calderón, hasta la Z de Elías Moro que cierra con dureza y con verdad las entregas, como un zigzag de sangre trazado por heridas no cerradas, esta llamada Generación de los 27, nos invita a adentrarnos, a través de La mirada desnuda, por ese mar extraño o extravío de Las islas Malabares que cada cual rastrea en su propio interior por más que sepamos su condición de sueño o que Todas las islas lejos te recuerden que sólo hallarás Bajo tus pies la ciudad mientras deambulas a través de las calles de ese London Bureau de niebla y extravío.

A veces, El creador del espejo nos devuelve una imagen huidiza de ese Yo menos yo que descubrimos cuando La mirada del Cóndor planea en las múltiples y unívocas Plasencias de esencial territorio tan único y de todos.

Convencidos de que la verdadera Poesía será siempre Un lugar para nadie, ensayamos Tonás de los espejos bajo Esta luz sin contornos. A veces los poemas acechan con reverso de etiqueta Made in China, tan contraria sin embargo a mercadeos y mercantilismos, puesto que la Poesía es algo extraño que no puede venderse ni comprarse . Un género tan libre y subversivo que jamás lleva a La felicidad lingüística porque se trata siempre del lenguaje cifrado de las iniciaciones, preguntas sin respuestas o búsqueda incesante donde se hallan Todas las razones para la huida, Cifras de una razón periódica para esta Materia de las nubes que sabe del dolor, ya sea de un lugar – no lugar llamado Al Qarafa. Hay que caminar en soledad por Las letras de Morella desde el Punto de apoyo del lenguaje que no admite jamás palabrería y que tantas veces sirve de Cicerone al tiempo y su impostura.

En este abecedario hallamos La poesía vista desde el espacio, un espacio que es siempre universal, que sabe Hablar en sueños, y donde caben todas las ideas y todas las metáforas y todos los silencios. Nos adentramos en el parpadeo del rótulo que abre Rocky tokio gan bang convencidos de que nada es lo que parece para ver las secuencias imborrables de una Sesión continua en el salón Indien. Allí, en la propia proyección de cada uno, que a veces es Tratado de ignorancia, pero donde Hay un rastro que dejará su huella sobre el tiempo tan indeleblemente… Inabarcablemente.

Efi Cubero.

(No hay error en los aparentes descuidos ortográficos, ya que, para este texto, juego con los nombres de las sucesivas obras. Me he permitido por tanto algunas licencias…poéticas.)

 

(Publicado por Efi Cubero en su muro de Facebook)