Skip to Content

Al Qarafa

Francisco Javier Irazoki

Dos escritores residentes en Mérida, Elías Moro y Marino González Montero, dirigen un proyecto literario: publicar por separado a veintisiete poetas extremeños en una colección de libros que llevan en el lomo una letra del alfabeto latino. A la obra de Javier Pérez Walias (Plasencia, 1960) le corresponde la letra q. Al Qarafa, el título del nuevo poemario de Pérez Walias, es el nombre del conjunto de cementerios de El Cairo. En esta Ciudad de los Muertos habitan muchos cairotas arrumbados por la pobreza. Han construido su morada sobre los sepulcros. El poeta los define con cuatro palabras: “los deshilachados del mundo”. Y la mezcla de vida y muerte en un espacio grande sirve para que el autor exprese con acierto sus meditaciones. Ya el primer verso del libro evoca Insomnio, célebre poema escrito por Dámaso Alonso: “La ciudad es un osario de almas”.

Dividido en tres apartados, el volumen junta dos opciones poéticas diferentes. La primera y tercera partes son para la exuberancia y el vuelo surrealista. Sin que exista imitación, las imágenes de los versículos guardan afinidad con el universo literario de Juan Carlos Mestre. El poeta exhibe su ingenio y crea combinaciones insólitas de palabras. “Atravieso el umbral sellado / con los ojos del que ajusticia una semilla”, leemos en la composición inicial. Las alusiones al dolor van envueltas en una especie de calma. Gracias al poema Greyfriars, queda transmitido con claridad el sosiego que Pérez Walias siente cuando recorre el cementerio: “La muerte habita este lugar, te acaricia, te lame. Es un animal doméstico”. A mi parecer, sobresalen el irracionalismo de Resurrección de los seres vivos y la belleza concisa de La muerte a vista de pájaro.

En la segunda sección, el escritor intenta con fortuna una poesía libre de artificios. Textos breves pero que engloban distintos significados. La sobriedad no impide al autor explicar el origen de sus versos. La anotación de un maestro, un pirograbado o el apunte musical de cierto saxofonista constituyen la base de las reflexiones. Sobre dicha base, Javier Pérez Walias nos obsequia con muestras de su notable capacidad de síntesis.

 

(Publicado por Francisco Javier Irazoki en "El Cultural" del periódico El Mundo)

Un libro complejo, proteico y denso, intertextual, que salda deudas culturales y afectivas del autor con algunos de sus amigos, poetas y músicos del rock, que han sido más cercanos a su identidad. Es un recorrido oblicuo por la ciudad, a veces surreal, vista desde sus espacios más simbólicos. Aquí las calles, parques, plazas, museos y bares son el asiento de un universo plagado de seres dispares y solitarios que se debaten en pos del amor, el paraíso y la libertad. Es una propuesta de búsqueda del ser y de su entorno a través de la palabra y la imagen. Presenta una visión fresca y profunda de la cotidianidad y del desarraigo del urbanita, equilibrando magistralmente las citas de poemas y canciones con las expresiones propias del sujeto contemporáneo.

(Publicado en el blog "L´Hospitalet escriu" del Ayuntamiento de Hospitalet)